ESPECIALIDADES

Preeclampsia: Una enfermedad del embarazo

La preeclampsia es una enfermedad del embarazo importante porque puede producir complicaciones graves tan en la madre como en el feto.

Puede afectar hasta un 10% de las embarazadas, y cursa con hipertensión arterial, pérdida de proteínas por la orina y edemas (retención de líquidos). Aunque es poco frecuente puede existir preeclampsia sin hipertensión, y no toda hipertensión en el embarazo es sinónimo de preeclampsia, habrá que distinguirla de la hipertensión crónica o de la hipertensión gestacional.

Las causas de la preeclampsia son desconocidas, pero sabemos que es debida a una anomalía en la formación de los vasos de la placenta, que se origina al inicio de la gestación.

  • ¿Cuándo aparece la preeclampsia?

La preeclampsia no aparece nunca antes de las 20 semanas de gestación, y habitualmente debuta en el tercer trimestre pudiendo presentarse de manera precoz o bien en las últimas semanas del embarazo o incluso en el post-parto.

En la mayoría de casos la preeclampsia se presenta de forma leve y de inicio tardío, pero en algunos casos evolucionará de manera grave. Si se complica puede dar lugar a Eclàmpsia, con aparición de convulsiones por afectación cerebral, o al Síndrome de HELLP, en que se involucran otros órganos. Es una de las principales causas de ingreso a UCI materna, y la afectación fetal puede producir rendirás de crecimiento intrauterino.

El único tratamiento efectivo para la preeclampsia es la finalización del embarazo, que puede comportar prematuridad y las complicaciones que se derivan cuando hay que provocar el nacimiento antes de la madurez fetal.

  • ¿Cómo se evita o minimizan las complicaciones de la preeclampsia?

Para evitar o minimizar todas estas complicaciones es fundamental hacer el diagnóstico tan pronto como sea posible.

La toma de la tensión arterial en los controles de embarazo se ha utilizado clásicamente para hacer un diagnóstico precoz junto con estudios analíticos. Y el uso del doppler en la ecografía obstétrica permite detectar complicaciones fetales como lo rendirás de crecimiento.

Pero en la actualidad el interés se centra en la realización de pruebas que nos permitan detectar de manera precoz aquellas gestantes con más riesgo de preeclampsia .

El cálculo de riesgo de preeclampsia en el primer trimestre utiliza datos personales de la gestante, datos de la ecografía de doce semanas y datos analíticos para establecer el riesgo individual de preeclampsia precoz en la gestación. En aquellas gestantes con riesgo elevado se recomienda el tratamiento con ácido acetilsalicílico, que ha demostrado disminuir la aparición de preeclampsia , y hacer un seguimiento específico del embarazo para detectar cualquier complicación de manera precoz.

El uso del doppler en la ecografía del segundo trimestre para mesurar el flujo de las arterias uterinas también nos permite seleccionar gestantes de riesgo y ofrecer un seguimiento ecográfico y analítico específico. Y finalmente, la determinación analítica de los factores angiogénicos en caso de sospecha de preeclampsia, podría prever la presentación de complicaciones.

La introducción en el protocolo de control del embarazo de las medidas de detección de las gestantes de riesgo, el uso de tratamiento preventivo y la aplicación de un seguimiento específico permiten el diagnóstico precoz de la preeclampsia y la disminución de la mortalidad y las complicaciones de esta enfermedad del embarazo.

Dra. Cristina Mariné Quesada

Ginecología y Obstetricia

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con un *


3 Top posts



Suscríbete a nuestra Newsletter