ESPECIALIDADES

Tips para unas Navidades embarazadísima de la vida

Lo sé. Sé que estás intranquila por lo está por llegar. Y no me refiero exactamente al bebé, si no a la Navidad (y todo lo que conlleva): banquetes interminables, familia 24/7, horas y horas de sobremesa, emociones a flor de piel... Pero ¿sabes qué? Yo estoy muy tranquila porqué sé que si sigues estos simples consejos podrás disfrutar de esta preciosa experiencia ¡y salir airosa!

  1. Infórmate bien de quién estará el día de tu parto.
    Si se te ocurre ponerte de parto el día 25 de diciembre, puede que tu ginecólogo esté de vacaciones. Pero tranquila, lo que seguro que habrá es un equipo de guardia trabajando ese día, así que te atenderán con toda la profesionalidad, eso no lo dudes. Seguro que ya os lo he comentado alguna vez, pero disfrutad, disfrutad a tope del día del parto, que es la única cita a ciegas en la que SEGURO que vais a conocer al amor de vuestra vida.
     
  2. ¡Fruta y verduras a tope!
    Vale sí, este consejo, de primeras, te parecerá un castigo, ¡pero nada que ver! Quiero que te quedes con la idea de que la vida es un equilibrio, así que estas Navidades, disfruta de los canalones de tu madre, de los turrones que traiga tu cuñado... ¡de lo que más te apetezca! Eso sí, no te pases, ponle sentido común y no piques entre horas (no queremos un extra de calorías, ¿verdad?). Simplemente date el gusto cuando toque y compensa todas esas comilonas con una cena ligerita a base de verduras al vapor o una crema con tus verduras favoritas, y un desayuno a base de fruta y cereales integrales. ¿Qué mejor que un buen chute de vitaminas a primera hora de la mañana?
     
  3. Hay que moverse MUCHO.
    Sí, MUCHO, porque estos días vas a comer MUCHO más de lo que comes normalmente. Todo es cuestión de equilibrio ¿recuerdas? Si eres de las afortunadas que celebran la Navidad en medio de montañas, ¡no tienes excusa! Cálzate con tus mejores deportivas y sal a caminar un par de horas, respira aire fresco y disfruta de la naturaleza. Si te encuentras en la ciudad, tampoco te salvas, ahí fuera hay un arroyo de calles bañadas de magia navideña por descubrir. Sé que cuesta renunciar al sofá después de una comida copiosa, pero haz un esfuerzo, tu cuerpo te lo va a agradecer. El sofá puede esperar.
     
  4. ¿Te parece si pensamos un poco en ti?
    Es genial que te regalen esa canastilla tan práctica ¡y el Baby Bite es una monada!, pero oye, ¡tú también existes! Y te mereces, más que nadie, que piensen en ti. Así que piensa en ti, haz tu carta a los Reyes Magos y pide ese capricho (o caprichos) que ronda por tu cabeza.
    Ah y recuerda que, el "de mí, para mí" también vale :)
     
  5. Ligado con el punto anterior, añado
    ¡Permítete emocionarte! Estás más sensible que nunca gracias a tus revolucionadas hormonas. ¿Y qué? ¡Toca vivirlas al máximo! Llora cada vez que lo sientas, ríete sin límite, abraza tanto como quieras... Estás en uno de los momentos más bonitos de tu vida y pronto serás MAMÁ (o mamá DE NUEVO). Pues eso, éste es, será (o será de nuevo) uno de los momentos más bonitos de tu vida.
     
  6. La Lista... de lo Prohibido
    Sí, chica, sí, estar embarazada también tiene su parte difícil, pero créeme, al final no te va a parecer tanto el esfuerzo. Claro está que estas prohibiciones no se perciben igual en octubre que en plena Navidad, pero es lo que te ha tocado. Todo esfuerzo tiene su recompensa, te lo aseguro. Venga, no lo alarguemos más, ahí van:
    · Con el alcohol, tolerancia cero en el embarazo. En serio lo digo. Busca alternativas, que las hay: cerveza sin alcohol, mosto, refrescos…
    · Nada de marisco crudo. Solo tómalo si está cocido.
    · Evita el foie, el salmón ahumado, el huevo hilado y todas esas exquisiteces que se ponen "pochas" enseguida.
    · Quesos cremosos, fuera. Toma solo los que estén pasteurizados.
     
  7. Tu embarazo, en boca de todos.
    Supongo que eres consciente de que vas a ser el punto de mira de la mesa, la sala o el restaurante en cuestión. Todo el mundo querrá opinar, darte consejos, explicarte sus experiencias o incluso habrá quien te suelte algún mito sobre el embarazo. ¿Habrás oído más de uno verdad? No te preocupes, es normal que la ilusión les haga centrarse en ti y en tu bebé. Pero cada embarazo es un mundo: único y personal. No hay uno igual. Así que toma los consejos que creas más útiles, escucha lo que quieran contarte, pero no te tomes nada al pie de la letra, sobre todo, relativiza. Además, los tiempos cambian y quizás ese consejo de tu tía no se ajusta a la medicina de nuestros tiempos.
     
  8. ¿Vas a coger un avión?
    Necesitas una autorización de tu ginecólogo por encima de las 28 semanas (si el embarazo es de bajo riesgo, puedes volar hasta la semana 36). Si vais en coche, planificad el viaje para intentar no coger muchos atascos, no vas a estar del todo cómoda en el coche, así que cuanto menos tiempo estés, mejor. Por supuesto, acordaos de llevar cadenas si vais a la nieve, y cuidado con el hielo, un resbalón embarazada puede ser de lo más aparatoso. 

Y hasta aquí algunos de los consejos que creo que más pueden ayudarte en estas fechas. Podría seguir, pero estoy segura de que muchas estaréis haciendo ya esa carta a los Reyes, poniéndoos las zapatillas o habréis salido a por fruta y verdura... ¡Ojalá que sí!

FELIZ NAVIDAD, FUTURA MAMÁ.

foto de tirachardz

Sofía Fournier

Dra. Sofía Fournier

Ginecología y Obstetricia

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *


3 Top posts



Suscríbete a nuestra Newsletter