VIDA SANA

Consejos saludables para el nuevo año que ya comienza

Dr. Roger Argelich Ibáñez

Siempre que se acaba el año solemos hacer balance de todo lo bueno y lo malo que hemos hecho en este periodo y formulamos una lista de deseos o propósitos para el año nuevo que comienza. Sin duda, tener buena salud es uno de los más importantes. Sin embargo, los seres humanos somos animales de costumbres y modificar los estilos de vida poco saludables es una tarea difícil que requiere de verdaderos cambios vitales que puedan mantenerse en el tiempo.

Los médicos y enfermeras que trabajamos en Clínica Sagrada Familia estamos acostumbrados a realizar educación sanitaria de los pacientes, pero cada uno de nosotros es responsable de cuidar de su propia salud, tal y como ya recomendaban los filósofos presocráticos "conócete a ti mismo y ten cuidado de ti mismo ". En este sentido, identificar los problemas más importantes de salud de cada uno y ser consciente de la necesidad de iniciar medidas para solucionarlos es el primer paso. Por esta razón, estar bien informado de cuáles son los hábitos de vida saludables y cuáles no, es muy importante.

Desde Dirección Médica de Clínica Sagrada Família te proponemos una serie de consejos que harán que tengas un estilo de vida más saludable:

  • Dejar de fumar

Según previsiones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), un 50% de los fumadores morirán de una enfermedad relacionada con el tabaco. Por el contrario, dejar de fumar ha demostrado una reducción en la mortalidad tanto en hombres como en mujeres de todas las edades, especialmente cuando se suspende este hábito en menores de 40 años.
Con estos datos, si eres fumador tu principal propósito para el año nuevo debe ser dejar de fumar. Debes afrontar este proceso siendo consciente de las dificultades que implica al tratarse de una adicción, pero con el convencimiento de que es posible conseguirlo. Los profesionales de Clínica Sagrada Família te pueden ayudar en este objetivo.

  • Controlar el sobrepeso

Existen numerosos estudios que demuestran que tanto el sobrepeso como la obesidad se asocian a un aumento de la mortalidad por cualquier causa y que este riesgo es aún mayor en obesos fumadores.
El manejo del sobrepeso y la obesidad debería incluir una combinación de dieta sana y equilibrada, aumento de la actividad física y modificación de hábitos de comportamiento con terapia psicológica que asegure estos cambios a largo plazo. En este sentido, desde la Unidad de Nutrición y Obesidad de Clínica Sagrada Família, que se pondrá en marcha en enero de 2020, podremos ofrecerte una valoración individualizada de tu caso y darte el apoyo que necesitas bajo el sello de calidad que nos acredita como centro colaborador de la EASO (Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad).

  • Comer sano

Las recomendaciones de la OMS para seguir una dieta sana y equilibrada consisten en limitar la ingesta de ácidos grasos saturados y trans, azúcares refinados (especialmente bebidas edulcoradas) y de sal, así como aumentar el consumo de frutas y verduras, legumbres, frutos secos y cereales integrales. Además, se recomienda realizar un consumo moderado de alcohol, limitando a no más de una bebida diaria para las mujeres y no más de dos bebidas diarias para los hombres. En la literatura médica hay suficiente evidencia científica publicada donde se demuestra que el cumplimiento de estas recomendaciones dietéticas se asocia a un aumento de la expectativa de vida.
En cuanto a qué tipo de dieta es más sana, los estudios de cohortes parecen indicar que las dietas bajas en grasas, las dietas vegetarianas no estrictas, las dietas bajas en sal y la dieta Mediterránea son las dietas más frecuentes que ayudan a mantenerlo sano.
 

  • Hacer más actividad física

El sedentarismo y la inactividad física es un problema de salud muy frecuente en los países desarrollados, especialmente entre las mujeres, los ancianos y las personas con nivel socioeconómico más bajo. Además de la falta de ejercicio regular, el porcentaje de tiempo que utilizamos realizando hábitos sedentarios, como ver la TV o delante del ordenador, está aumentando progresivamente.
Existen numerosos estudios que demuestran una asociación entre el sedentarismo y el aumento del riesgo de padecer enfermedades crónicas (obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, ...). Asimismo, estos presentan mayor mortalidad que las personas que realizan una actividad física aeróbica regular.
El ejercicio físico aeróbico regular aumenta la probabilidad de dejar de fumar, mejora las funciones cerebrales, disminuye el riesgo de caídas y fracturas en las personas mayores, y tiene un efecto protector sobre el estado de ánimo al reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. En este sentido, me parece interesante destacar que hay varios estudios que demuestran que el baile y la danza mejoran las funciones cognitivas en los ancianos y en los pacientes con demencia, así como aumentan su calidad de vida y la de sus cuidadores.
 

  • Dedicarse más tiempo

Sin importar lo ocupado/a que estés, tienes que hacer un espacio para ti y tus necesidades. Tómate un tiempo para hacer ejercicio, para caminar, para descansar y para comer bien. Cuando vamos con prisas, solemos olvidarnos de lo que nuestro cuerpo necesita, así que una buena recomendación es tomar un descanso durante el día para hacer las cosas que te benefician. Recuerda que estar sano consiste, básicamente, en sentirse bien con uno mismo, en disfrutar de la necesaria estabilidad psicológica y emocional, en encontrar el equilibrio que nos permita distinguir aquellos elementos de la vida verdaderamente prioritarios de aquellos que, en realidad, no lo son tanto.
 

Dr. Roger Argelich Ibáñez, Director Médico Clínica Sagrada Família.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *


3 Top posts



Suscríbete a nuestra Newsletter