ESPECIALIDADES

Síndrome de ovario poliquístico

El Síndrome de los Ovarios Poliquísticos (SOP) es una alteración del sistema endocrino-metabólico de causa poco conocida que afecta a 1 de cada 9 mujeres.

También se denomina hiperandrogenismo ovárico funcional o anovulación crónica hiperandrogénica, en la que los niveles de progesterona están bajos y los derivados de la testosterona (mal llamada hormona masculina) están altos, lo que hace que los óvulos se enquisten y haya alteraciones en la menstruación.

¿Cómo se diagnostica?

Según los últimos criterios, se diagnostica si una mujer presenta síntomas de virilización clínica (exceso de vello en extremidades, cara, tórax, acné cutáneo) o analítica (testosterona y derivados elevados), anovulación (que suele acompañarse de ciclos menstruales largos) y/o ovarios con morfología poliquística en la ecografía.

Sin embargo, el hecho de presentar ovarios con morfología poliquística como signo aislado ha pasado a un segundo plano dado que si se prioriza este criterio incurrimos en un sobrediagnóstico.

Por tanto, el diagnóstico es clínico (síntomas), analítico (valoración hormonal) y ecográfico (ovarios de morfología poliquística).

Síntomas del Síndrome de los Ovarios Poliquísticos (SOP)

Los síntomas del síndrome de los ovarios poliquísticos son muy personales, algunas mujeres presentan muchos de ellos y otras casi ninguno. Algunas ya se diagnostican en la pubertad y otras no lo hacen hasta la década de los 20.

Por tanto, el abanico de síntomas que experimentan las mujeres varía enormemente, los más habituales son los siguientes:

  • Ciclos menstruales irregulares o ausentes.
  • Ovulación ocasional o ausencia de ovulación.
  • Esterilidad a causa ovulatoria.
  • Hirsutismo: exceso de vello en la cara, abdomen, brazos, piernas y tórax.
  • Acné en cara, pecho y espalda.
  • Alopecia: caída del cabello.
  • Aumento de peso o dificultad para perderlo.
  • Tendencia a la diabetes tipo II por resistencia a la insulina que ocurre en todas las mujeres que presentan este síndrome.

¿Cómo se trata el síndrome de los ovarios poliquísticos?

Al ser una enfermedad crónica el tratamiento es a largo plazo. El aspecto más importante es la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y niveles elevados de colesterol, que a menudo acompañan a este síndrome y se basa en los siguientes aspectos:

· Estilo de vida

  • El ejercicio regular forma parte fundamental del tratamiento del SOP, debe ser moderado y continuado, mejora la sensibilidad a la insulina y mejora el sobrepeso.
  • Una dieta con bajo índice glucémico (pobre en azúcares e hidratos de carbono de rápida absorción) e hipocalórica ayudarán a mitigar muchos de los síntomas. Bajo consumo de cafeína, se ha demostrado que la cafeína incrementa los estrógenos que afecta enormemente el equilibrio hormonal.

· Medicamentos

  • Los anticonceptivos son los más usados y tienen sus ventajas e inconvenientes. Mejoran el cuadro cutáneo del acné i el hirsutismo y regulan el ciclo menstrual. Sin embargo, alteran la microbiota intestinal (las bacterias que habitan en el tubo digestivo) que, ya de por sí, está afectada en el SOP y que es fundamental para una óptima salud. Incrementan el riesgo cardiovascular, que también está aumentado en el síndrome de los ovarios poliquísticos, así como el riesgo de cáncer de mama.
  • Por otro lado, reducen la incidencia de cáncer de endometrio y de ovario. A menudo se utilizan tratamientos tópicos o por vía general para tratar el acné, como la isotretinoína, con sus efectos secundarios.
  • En ocasiones, se dan medicamentos para tratar el aumento de azúcar en la sangre, que suele acompañar a esta enfermedad.

· Suplementos alimenticios

  • Se usa con mucha efectividad el aceite de onagra, que ayuda a regular los ciclos y a mejorar el cuadro metabólico.
  • El Vitex agnus castus, regula el desequilibrio entre estrógenos y progesterona a favor de esta última, lo que ayuda al buen funcionamiento de los ovarios.
  • El uso de antioxidantes (Vitamina C, Pycnogenol, Vitamina E, Selenio, Zinc) se utilizan para mejorar el estado metabólico y los efectos perniciosos sobre la salud del SOP.
  • Suplementos para la detoxificación del hígado para ayudar al metabolismo de los estrógenos, como el glutatión, rábano negro, cardo mariano, los aminoácidos cistina y metionina. Suplementos para regular la resistencia a la insulina, como resveratrol, cromo, canela, grupo vitamina B o ácido alfa lipoico.

Conclusión

El síndrome de los ovarios poliquísticos es un cuadro crónico que acompaña a la mujer durante toda su vida fértil, que se presenta de maneras diversas de una mujer a otra e incluso en una misma mujer puede evolucionar a lo largo de los años. Los síntomas son diversos, caracterizados básicamente por ciclos irregulares, largos, acné, exceso de vello en algunas localizaciones, con alteraciones en las analíticas hormonales y con una imagen característica de los ovarios en la ecografía en forma de pequeños quistes en la periferia del ovario.

El tratamiento se basa en cambios en el estilo de vida fundamentados en una dieta hipocalórica e hipoglucémica, rica en frutas y verduras, así como, ejercicio regular de moderada intensidad. El médico puede indicar tratamientos como anticonceptivos y tratamientos para el acné, pero no debemos renunciar a tratamientos más naturales, integrativos, de primera elección en mi consulta, encaminados a regular el cuadro hormonal y clínico, las complicaciones cardiovasculares y metabólicas a largo plazo, como la diabetes, así como facilitar el regreso de la variada y molesta sintomatología que caracteriza este síndrome.

Dr. Joan Matas Dalmases

Ginecólogo integrativo

Dr. Joan Matas Dalmases

Ginecología y Obstetricia

Deixa un comentari

El teu correu electrònic no serà publicat. Els camps obligatoris estan marcats amb un *


3 Top posts



Suscríbete a nuestra Newsletter