ESPECIALIDADES

La menopausia: ¿A qué edad llega?

La menopausia es la etapa de la vida de la mujer que se inicia cuando cesa la función reproductiva.

El signo principal que la identifica es la finalización de las reglas, consecuencia de la claudicación de los ovarios que son incapaces de seguir realizando su función: la producción de óvulos y de hormonas.

  • ¿A qué edad llega la menopausia?

Se considera que una mujer está menopáusica cuando hace un año de la última regla. En nuestro medio la edad media a la que esto ocurre son los 50 años, variando entre los 45 y 55 años según factores ambientales y genéticos, y se considera menopausia precoz cuando ocurre antes de los 45 años siendo en ese caso tributaria de tratamiento hormonal.

En ocasiones no se asocia a ningún otro síntoma: la mujer deja de tener reglas, muy a menudo después de un periodo de irregularidades, pero frecuentemente se acompaña de los típicos "sofocos", una sensación de rubor que asciende hacia la cara y que se repite con frecuencia variable a lo largo del día, y también de noche siendo causa común de insomnio.

Algunas mujeres también pueden padecer cierta tendencia a la irritabilidad, ansiedad, depresión o pérdida de la líbido. Y otra consecuencia de la falta de estrógenos es la sequedad de piel y mucosas, en especial en la zona vulvo-vaginal, la pérdida de elasticidad de los tejidos y de la densidad ósea.

  • “¿Podemos hacer algo para que no nos afecte el cambio? Sí”

Aunque no la podremos evitar sí que podemos promover conductas activas para que nos afecte lo menos posible:

  • Mantener una dieta adecuada y evitar dulces, para evitar el aumento de peso que suele acompañar a esta etapa, y asegurarnos un aporte suficiente de calcio para combatir la osteoporosis, y que hallaremos en los lácteos, cereales, frutos secos y semillas y consumir pescado, evitar las grasas animales y el abuso de la sal para mantener el sistema cardiovascular en forma.
  • Buena hidratación, con el oportuno aporte de agua y limitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Ejercicio regular y moderado.
  • Dormir lo suficiente.
  • Moderada exposición solar y pasar tiempo en el exterior.
  • Buena comunicación con los miembros de la familia, y mantener la vida social, las actividades y los hobbies para mantener la calidad de vida y el estado de ánimo.

A pesar de todos estos consejos puede haber ocasiones en que por la precocidad o la severidad de los síntomas sea recomendable algún tipo de tratamiento de entre las múltiples opciones: tratamientos médicos u hormonales, fitoterapia, láser para la atrofia vaginal…

En estos casos hay que dejarse aconsejar por el ginecólogo que propondrá la opción más adecuada.

Dra. Natalia García Montaner

Ginecología y Obstetricia

Deixa un comentari

El teu correu electrònic no serà publicat. Els camps obligatoris estan marcats amb un *


3 Top posts



Suscríbete a nuestra Newsletter