ESPECIALIDADES

Accidentes domésticos en tiempos de COVID19

Como enfermeras del servicio de Urgencias, estamos acostumbradas a ver como llegáis a la Clínica tras pequeños accidentes domésticos y nos hacéis preguntas sobre qué deberíais haber hecho inmediatamente en casa antes de acudir. Por ello, hemos pensado en daros algunos consejos sobre la primera actuación, que esperamos que os sean de ayuda.

Quemaduras por calor

¿Cuántas veces nos hemos quemado con aceite caliente o la plancha? Seguramente más de las que nos gustaría... Lo primero, no hay que entrar en pánico ni ponerse crema de dientes como nuestras abuelas nos han enseñado, aunque duela creerlo, es un falso mito. 

Lo que tenemos que hacer es lo siguiente:

  1. Retirar el agente causante y colocar la zona afectada bajo el grifo con agua fría, durante 10-15 minutos.
  2. Retirar los objetos que puedan comprimir la piel como anillos, pulseras, etc.
  3. Seguidamente, hay que secar bien la zona con una gasa, si es posible, o con un trapo limpio. 

En caso de dolor intenso o ser muy grande la zona afectada, acudir a urgencias para ser valorado por un profesional sanitario. 

Cortes o heridas

Lo más frecuente, si eres un/a cocinillas en prácticas, es que sufras un corte. Otra forma frecuente de sufrir heridas es con la rotura de alguna pieza de la vajilla. 

Al igual que antes, el primer paso es no entrar en pánico, ¡la sangre es muy escandalosa!

Podemos aplicar nosotros mismos los primeros auxilios, siempre y cuando la herida o corte no sea profunda ni en la cara. Toma nota:

  1. Lo principal es parar el sangrado con compresión directa (nada de hacer torniquetes como en las películas).
  2. Aprieta fuertemente en la zona de la herida con gasas o un paño limpio durante unos 10 minutos, es importante que no andes destapando para ver si sigue sangrando.
  3. Una vez deje de sangrar, desinfecta la zona con agua y jabón. Utiliza el agua o suero para arrastrar la suciedad.
  4. Hay que secar bien las heridas, si con una gasa seca no es suficiente, puedes usar el secador con aire frío.
  5. Como último paso, aplica una solución desinfectante tipo iodo, clorhexidina, etc.
  6. Si la herida está en una zona de roce lo puedes proteger con una gasa.

En caso de dolor intenso o sangrado abundante, acudir a urgencias para ser valorado por un profesional sanitario.

Paula Fernández y Annia Rodríguez
Enfermeras Servicio de Urgencias Clínica Sagrada Família

Comentarios

  1. Tomaremos nota yo que suelo ser un cocinitas

    Arsenio Rodríguez Álvarez
  2. Muy interesante. Y es de mucha ayuda

    Anna alvarez
Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *


3 Top posts



Suscríbete a nuestra Newsletter