Resección transuretral de próstata (RTU)

La resección transuretral de próstata (RTU) es un procedimiento quirúrgico utilizado para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata (crecimiento anormal benigno de la próstata, desencadenando patología urinaria), a través de una técnica endoscópica sin cicatrices.

El crecimiento anormal no maligno de la próstata se debe a alteraciones hormonales ligadas al proceso de envejecimiento del hombre y es la patología prostática que más le afecta a partir de los 60 años.

La RTU es la técnica más utilizada para el tratamiento de esta patología prostática, siempre que su peso sea inferior o igual a 60 gramos. Consiste en introducir por la punta del pene, a través de la uretra, un aparato denominado resectoscopioque conectado a un sistema óptico y eléctrico permite ver y resecar el tejido prostático sobrante, causante de la patología, aliviando así la compresión que ejerce sobre la uretra.

Al finalizar la cirugía se dejará puesta una sonda para permitir la fluidez de la orina. La intervención de realiza bajo anestesia local y tiene una duración de entre 45 y 60 minutos.

Cuando está indicado

Esta intervención se realiza cuando, ya diagnosticada la patología y agotado el tratamiento farmacológico, las molestias impiden llevar una vida normal.

Síntomas:

  • Problemas miccionales:
    • Dificultad en la micción.
    • Aumento de frecuencia urinaria.
  • Retenciones de orina.Infecciones urinarias repetidas.
  • Dolor intenso en zona renal.
“Equipo médico altamente cualificado que realiza más de 2.000 intervenciones al año.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

El ingreso hospitalario será de entre 3 y 4 días y la incorporación a la vida normal se producirá entre 3 y 4 semanas después de la intervención.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure