Protesis de cadera

La artroplastia de cadera consiste en la sustitución de la parte ósea de la articulación afectada por una articulación artificial (prótesis) con el objetivo de devolverle su función.

La cirugía consiste en, a través de una incisión de unos 20 centímetros, acceder a la parte afectada de la articulación para retirarla y sustituirla por la prótesis, que quedará fijada al hueso o se implantará a presión.

Según la edad y el estado de salud del paciente, la intervención se llevará a cabo con anestesia general o con anestesia local más sedación. La duración del procedimiento oscila entre 120 y 160 minutos y al finalizar la cirugía, se cerrará la incisión con puntos de sutura y se colocará un vendaje compresivo.

En el post-operatorio se aplicará una pauta analgésica y, en ocasiones, es necesaria una transfusión.

Cuando está indicado

Esta intervención se realiza cuando el paciente presenta disfunción y fuertes dolores en la cadera que limitan la actividad diaria después de haber intentado paliarlos con tratamientos conservadores como el uso de antiinflamatorios, analgésicos o fisioterapia. Los dolores son atribuibles a patologías como:

  • Artrosis de cadera.
  • Artritis (reumatoide o traumática).
  • Fractura de cadera (por osteoporosis).
  • Tumoración ósea.
  • Dolor al sentarse.Dolor en reposo.
  • Rigidez de la cadera (limitaciones funcionales).
“Nuestra prioridad es el uso de la cirugía mínimamente invasiva, con el fin de reducir los riesgos y secuelas de las intervenciones y permitir al paciente recuperarse de la manera más cómoda y rápida.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

Tras la cirugía, deberá permanecer ingresado de 6 a 8 días. Durante el ingreso se empezarán los ejercicios de recuperación con la ayuda de un fisioterapeuta.

La incorporación a la vida normal se producirá, según el paciente, entre 3 y 6 meses después.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure