Cistoscopia

En un procedimiento médico que permite, mediante técnica endoscópica, observar, diagnosticar y tratar patologías que afectan a la vejiga y la uretra, tanto masculina como femenina, sin necesidad de abrir el abdomen.

Vejiga: órgano musculo-membranoso, hueco, situado en la pared baja del abdomen, donde se almacena la orina procedente de los riñones antes de ser expulsada al exterior a través de la uretra.

Uretra: Conducto que comunica la vejiga con los genitales externos de ambos sexos y es a través de este conducto por donde pasa la orina procedente de la vejiga al exterior. En el caso del sexo masculino tiene doble función, ya que al formar parte de su sistema reproductivo es por donde circula el semen desde las vesículas seminales hasta ser expulsado al exterior.

Técnica:

Para llevar a cabo una cistoscopia, se requiere de un instrumento especial denominado cistoscopio (tubo delgado de fibra óptica) portador de una cámara que, conectada a un circuito de video, proyecta en un monitor externo imágenes ampliadas y a tiempo real del interior de la zona a tratar, en este caso el tramo de vía urinario que comprende uretra, vejiga y en el varón próstata. Estas imágenes son las que utilizará el equipo médico para llevar a cabo el procedimiento.

Existen dos tipos de cistoscopio:

  • Rígido (cistoscopio convencional).
  • Flexible (Articulado, es el más utilizado).

El cistoscopio se introduce en el cuerpo a través de la cavidad uretral (previa aplicación de lubricante anestésico) hasta alcanzar el interior de la vejiga. A continuación, a través del canal de irrigación, del propio cistoscopio, se llena la vejiga de una solución líquida estéril (suero) que facilitará la distensión de sus paredes para poder visualizar y trabajar en su interior con mayor comodidad.

El cistoscopio lleva incorporados canales de trabajo, por donde se introducen guías, catéteres y pincería especial requerida para llevar a cabo el procedimiento.

Al finalizar la intervención, se vacía todo el contenido líquido de la vejiga para evitar molestias y se retira el cistoscopio previo examen detenido de la zona intervenida.

  • Anestesia: Se lleva a cabo, en la mayoría de los casos, con A. local + sedación.
  • Duración del procedimiento: de 10 a 40 minutos (oscilará en función de la patología).
  • Analgesia: se trata de un procedimiento poco doloroso. Los primeros días post-cistoscopia, puede presentarse dolor, escozor y sangrado al orinar, que irá desapareciendo de manera gradual. Se instaurará pauta analgésica según necesidades.
  • Hospitalización: régimen de hospital de día (entre 1 - 4 horas).
  • Fase de recuperación: muy rápida (alrededor de 24 horas).
  • Incorporación a la vida laboral: Casi inmediata.

Cuando está indicado

Este procedimiento puede llevarse a cabo tanto con fines diagnósticos como terapéuticos.

  • Diagnóstico: indicado para visualizar, diagnosticar y confirmar lesiones o patologías vesico-uretrales como:
    • Cáncer de vejiga.
    • Cálculos vesicales.
    • Presencia de sangre en la orina.
    • Infecciones de orina recurrentes.
    • Dificultad o dolor al miccionar.
    • Incontinencia urinaria.
    • Escozor permanente en el tramo urinario.
    • Micción frecuente.
  • Terapéutico: (quirúrgico) utilizada para:
    • Retirar cálculos (piedras) de la vejiga.
    • Colocación y retirada de catéteres.
    • Tratar lesiones vesicales (fistulas).
    • Instilación de fármacos directos al interior de la vesícula.
    • Resecar tumoraciones pequeñas, tanto benignas como cancerosas de:
        –   Uretra
        –   Vejiga
        –   Próstata
Clínica Sagrada Familia pone a su disposición un reputado cuadro médico de cirujanos urológicos, con dilatada experiencia profesional en el campo de la cirugía urológica, siempre a la vanguardia de las nuevas tecnologías y pioneros en muchas de las técnicas más avanzadas, con el fin de poderles ofrecer una atención médica y de enfermería eficiente y personalizada, con un elevado grado de excelencia las 24h.”

Información de servicio

Antes (preparación)

A pesar de tratarse de un procedimiento que no requiere de una preparación específica, previamente se le citará a una consulta con el servicio de anestesia, para practicarle una exploración sobre su estado general de salud y solicitarle las pruebas necesarias antes de someterle a una anestesia como:

-   Placa de tórax.

-   Analítica.

-   Electrocardiograma

En la consulta de su especialista, recibirá toda la información referente al procedimiento que se va a someter, medidas de preparación, ayuno e higiene personal, a seguir previas a su cirugía.

Cualquier duda que se plantee, por favor, consúltelo siempre con su especialista.

Después (recuperación y resultados)

En el momento de recibir el alta hospitalaria, se le facilitará, tanto por parte del equipo médico como de enfermería, todas las pautas a seguir en su domicilio durante el proceso de recuperación.

Equipamiento e instalaciones

El centro cuenta con las más avanzadas tecnologías, para poder llevar a cabo con éxito cualquier procedimiento, tanto médico como quirúrgico, a la vez de que dispone de unas instalaciones en constante proceso de remodelación, adaptándolas al nivel de necesidades y exigencias actuales.