Circuncisión

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo para corregir una irregularidad de la piel que recubre la parte terminal del pene. Esta patología es conocida comúnmente como fimosis, y se caracteriza por la imposibilidad de la retracción de la piel del prepucio que recubre el glande. Se trata de una patología que afecta mayoritariamente a los niños, pero también puede padecerse en edad adulta.

El tratamiento quirúrgico consiste en recortar circularmente la piel sobrante del pene y así conseguir que quede al descubierto el glande. La hemostasia (para evitar el sangrado) se lleva a cabo con un electrocoagulador. La sutura de la piel y mucosa se lleva a cabo con puntos reabsorbibles en unos 14 días. Al finalizar la cirugía se coloca un apósito ligeramente compresivo para evitar el sangrado.

La intervención se realiza bajo anestesia local y tiene una duración de entre 25 y 35 minutos.

Cuando está indicado

Esta intervención se realiza cuando no se ha conseguido corregir la patología de forma espontánea o a través de procedimientos y tratamientos médicos.

La intervención quirúrgica evitará:

  • Infecciones de orina (por dificultad en la micción).
  • Dolor o inflamación al mantener relaciones sexuales.
  • Pérdida de sensibilidad.
  • Dificultad en la limpieza del pene (provocando infecciones en prepucio y glande).
  • Cáncer de pene.
“Contamos con un equipo médico altamente cualificado que realiza más de 2.000 intervenciones al año.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

La cirugía es ambulatoria, por lo que la estancia en el centro será de entre 45 y 60 minutos. La incorporación a la vida normal se producirá entre 24 y 48 horas después de la intervención.

Los primeros días tras el procedimiento se recomienda utilizar ropa interior ajustada que facilite la inmovilización del pene. Además, se deben evitar las relaciones sexuales durante las 3 o 4 semanas que siguen a la intervención.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure