Bypass coronario por cirugía abierta

El bypass coronario es el procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo en pacientes que sufren obstrucción o bloqueo de las arterias coronarias para su revascularización. La patología que sufren estos pacientes se denomina cardiopatía isquémica.

La cirugía se lleva a cabo practicando una incisión longitudinal (de unos 20 o 25 cm) en la parte central del pecho. Con la ayuda de una sierra mecánica se abrirá el esternón permitiendo acceder al corazón y a la arteria aorta. Mediante la extracción de porciones de venas o arterias sanas de otras partes del cuerpo (se utilizan como injerto) se efectúa el bypass creando una nueva vía para restablecer la circulación en la zona de arteria dañada.

Para llevar a cabo el procedimiento no hay necesidad de abrir las cavidades del corazón, pero se realiza a corazón parado con la ayuda de una máquina de circulación extracorpórea que hace las funciones del corazón mientras éste está inactivo. En casos muy excepcionales, la intervención se puede llevar a cabo sin necesidad de llegar a parar el corazón.

Una vez comprobadas la permeabilidad y el correcto funcionamiento de los injertos, se retirará la circulación extracorpórea. Al finalizar la cirugía, y antes de proceder al cierre, se dejarán colocados un par de drenajes para evitar cualquier acumulación de líquidos (seroma o sangre) en la zona intervenida. Estos drenajes se retirarán 2 o 3 días después de la cirugía.

El cierre del esternón se lleva a cabo con una sutura especial (alambre quirúrgico) que permanecerá para siempre dentro del cuerpo. La incisión quirúrgica se cerrará con puntos de sutura o grapas que se retirarán a los 8 o 10 días de la cirugía.

La intervención se lleva a cabo siempre con anestesia general y tiene una duración de entre 4 y 6 horas. Al finalizar, el paciente pasará intubado a la unidad de cuidados intensivos, permaneciendo en la misma entre 24 y 48 horas.

Cuando está indicado

Existen diferentes grados de obstrucción coronaria, y el bypass coronario se llevará a cabo por indicación médica (cardiólogos - cirujano cardiaco), después de haber llevado a cabo un estudio amplio de la patología y descartado, por su ineficacia o contraindicación, otros tratamientos médicos menos agresivos. El bypass coronario está indicado en pacientes:

  • Afectados de insuficiencia cardiaca o cardiopatía isquémica
  • Con bloqueo en una o varias arterias coronarias
  • Con afectaciones severas post-angina de pecho o infarto agudo de miocardio
  • Con afectación en la arteria descendente anterior proximal
  • <!-- -->A los que se desaconseja practicar una angioplastia coronaria
“Tratamos todo tipo de patologías con el mejor equipo profesional y la tecnología más puntera.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

El ingreso hospitalario será de entre 8 y 10 días y la fase de recuperación requerirá entre 6 y 8 semanas. La incorporación a la vida laboral dependerá del grado de esfuerzo a desempeñar y puede variar entre las 6 semanas y los 6 meses. Tras la intervención se le instaurará una pauta analgésica.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure