Tiroidectomía

La tiroidectomía es la extirpación de toda o de parte de la glándula tiroides. La tiroides forma parte del sistema hormonal y es fundamental para la regulación metabólica de nuestro organismo.

Dependiendo del motivo de la extirpación de la glándula tiroides, el tipo de tiroidectomía que se realizará será:

  • Tiroidectomía total, en que se extirpa toda la glándula, derecha o izquierda, o ambas
  • Tiroidectomía subtotal o parcial, en que se extirpa parte de la glándula tiroides

La intervención se realiza bajo anestesia general y tiene una duración de entre 75 y 90 minutos.

Cuando está indicado

Esta intervención se realiza cuando se da alguno de los siguientes factores:

  • Un pequeño tumor (nódulo o quiste) en la tiroides
  • Una glándula tiroidea demasiado activa (hipertiroidismo)
  • Cáncer de tiroides
  • Tumores no cancerosos (benignos) de la glándula tiroidea que están causando síntomas
  • Inflamación de la tiroides que le dificulta la respiración o la deglución
  • Si tiene una glándula tiroides hiperactiva y no desea someterse al tratamiento con yodo radiactivo o no lo pueden tratar con medicamentos antitiroideos
“Realizamos cerca de 3.000 intervenciones al año y nuestra prioridad es la cirugía mínimamente invasiva.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Además, se le harán exámenes que muestren exactamente la localización de la glándula tiroidea anormal. Para ello, se puede hacer una tomografía computarizada, una ecografía u otras pruebas con punción-aspiración con aguja fina. En algunos casos, también será necesario revisar el correcto funcionamiento de las cuerdas vocales.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

Tras la cirugía, deberá permanecer ingresado de 24 a 36 horas (deberá ser capaz de ingerir líquidos antes de poder ir a casa).

La recuperación total le llevará de 3 a 4 semanas.

En ocasiones, al finalizar la operación se puede colocar una sonda pequeña en la zona para ayudar en el drenaje de sangre u otros líquidos. Este drenaje se retirará en 1 o 2 días.

La mayoría de los pacientes sometidos a tiroidectomía total necesita tomar pastillas de hormona tiroidea por el resto de sus vidas.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure