Meniscectomía por artroscopia

La meniscectomía por artroscopia consiste en reparar lesiones del menisco mediante un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que permite tratarlo sin necesidad de abrir la rodilla.

Se lleva a cabo practicando dos o tres pequeñas incisiones alrededor de la articulación, a través de las cuales se introduce todo el material óptico e instrumental necesario para poder llevar a cabo el tratamiento de la lesión.

Las dos técnicas más practicadas para reparar por artroscopia una fisura o rotura de menisco son:

  • Meniscectomía parcial: extirpación de la parte del menisco afectada.
  • Tiempo de intervención entre 45 y 60 minutos.
  • Recuperación postoperatoria rápida.
  • Sutura meniscal: se procede a suturar la lesión. Es la técnica más empleada porque conserva el menisco íntegro y tiene mejor resultado a largo plazo.
  • Tiempo de intervención entre 60 y 90 minutos.
  • Recuperación postoperatoria más lenta.

Al finalizar la intervención, las incisiones se cerrarán con puntos de sutura. Además, se colocará un vendaje compresivo.

La intervención se realiza bajo anestesia local.

Cuando está indicado

Esta intervención se realiza cuando existe una rotura o lesión en el menisco a consecuencia de:

  • Desgaste del cartílago (propio de la edad)
  • Traumatismo (por impacto)
  • Practicar deporte (una de las causas más frecuentes)

Síntomas:

  • Dolor intenso en la rodilla
  • Inflamación (por derrame articular)
  • Bloqueo<!-- -->Dificultad de extender o flexionar la rodilla
  • Todos estos síntomas variaran en intensidad en función del grado de afectación de la lesión
“Nuestra prioridad es el uso de la cirugía mínimamente invasiva, con el fin de reducir los riesgos y secuelas de las intervenciones y permitir al paciente recuperarse de la manera más cómoda y rápida.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

Tras la cirugía, deberá permanecer ingresado de 24 a 48 horas. Al recibir el alta deberá usar muletas y la recuperación total se producirá en un plazo aproximado de 30 días.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure