Mastectomía

La mastectomía es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se lleva a cabo la extirpación completa de una o ambas mamas afectadas de patologías severas. Una de las indicaciones más recurrentes para llevar a cabo una mastectomía es la del tratamiento y prevención del cáncer de mama.

Existen diferentes técnicas o grados de resección a la hora de llevar a cabo una mastectomía, todos ellos condicionados al tamaño, tipo, localización y grado de afectación del tumor. Las más practicadas son:

  • Mastectomía total: se extirpa toda la mama, incluidos pezón y areola.
  • Mastectomía radical modificada: extirpación total de la mama y ganglios linfáticos axilares.
  • Mastectomía subcutánea: extirpación total de la mama respetando piel, areola y pezón.

Actualmente, se practican reconstrucciones mamarias (post-mastectomía), en el propio acto quirúrgico. Estas reconstrucciones se pueden llevar a cabo mediante implantes mamarios (prótesis) o con tejidos, piel, grasa o músculo de la propia paciente. Todo ello dependerá del grado de amputación, del tipo de lesión a tratar, del tratamiento a seguir post-cirugía, de la edad de la paciente y su estado general, además del criterio del cirujano ante de la valoración de cada caso en particular.

Al finalizar la cirugía, la herida se cierra con sutura especial intradérmica, dejando la cicatriz lo más estética posible. También se dejará colocado algún punto de drenaje para evitar hematomas y seromas y se colocará un vendaje compresivo sobre las mamas.

La intervención se lleva a cabo, siempre, bajo anestesia general, y tiene una duración de entre 2 y 3 horas.

Cuando está indicado

Está indicado en el caso de presentar patologías mamarias del grado de:

  • Cáncer de mama (estadios I, II, III).
  • Cáncer de mama inflamatorio.
  • Riesgo de propagación del cáncer a órganos colindantes.
  • Enfermedad de Paged.
  • Mamas poliquísticas con alto riesgo de malignización.
  • Prevención para el tratamiento del cáncer de mama.
“Equipo médico de gran prestigio y un servicio de urgencias de ginecología las 24 horas del día.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

El tiempo de hospitalización para esta intervención es de entre 2 y 3 días. Tras la cirugía, se instaurará una pauta analgésica para paliar el dolor y las molestias.

La incorporación a la vida normal sin esfuerzos se producirá tras entre 4 y 8 semanas, y la recuperación total llevará varios meses.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure