Hemorroidectomía

La hemorroidectomía es una intervención quirúrgica que consiste en extirpar las hemorroides cuando no se pueden reducir por otras vías, son muy voluminosas y causan sangrado.

Las hemorroides está considerada una de las patologías colorectales más frecuentes, consiste en el engrosamiento y dilatación de las venas hemorroidales situadas en la parte inferior del recto, dentro de su cara interna y bajo la piel alrededor del ano. En función de su ubicación se pueden ser:

  • Internas - dentro del ano (parte inferior del recto)
  • Externas - fuera del ano (alrededor, bajo la piel)

El tratamiento se realiza bajo anestesia y tiene una duración de entre 60 y 90 minutos.

Cuando está indicado

Las hemorroides son una de las patologías colorrectales más frecuentes y aunque no se sabe con certeza qué las produce pueden influir varios factores como el estreñimiento crónico o diarrea, los esfuerzos importantes durante la defecación, estar sentado en el váter durante periodos prolongados, la escasez de fibra en la dieta o el embarazo (por el aumento de la presión en el abdomen).

Su síntoma más frecuente es el sangrado y, en el caso de que sean externas, pueden causar picor o dolor. Cuando no se pueden reducir por otras vías, es necesaria su extirpación.

“Realizamos cerca de 3.000 intervenciones al año y nuestra prioridad es la cirugía mínimamente invasiva.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

Tras la cirugía, deberá permanecer ingresado entre 24 y 48 horas.

Podrá regresar a su actividad normal en un plazo de 7 a 10 días.

Tras la intervención se recomienda seguir una dieta rica en fibras, la ingesta abundante de líquidos (1,5-2 litros al día), evitar estar más de 10 minutos en el váter y evitar esfuerzos bruscos durante la defecación.

Es aconsejable caminar, pues favorece la pronta recuperación.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure