Derivación Ventriculoperitoneal (DVP)

La derivación ventriculoperitoneal (DVP) es un procedimiento quirúrgico, que se lleva a cabo para drenar el exceso de líquido acumulado dentro de la cavidad craneal (hidrocefalia).

Este acumulo de líquido cefalorraquídeo (LCR), provoca una dilatación de las cavidades (ventrículos) cerebrales, ejerciendo así un aumento de presión sobre los tejidos del cerebro que de no ser tratado de inmediato, podría ocasionar daños irreparables en la función cerebral.

La hidrocefalia es consecuencia, mayoritariamente, de un desequilibrio existente entre los niveles de liquido producido (LCR), que rodean el cerebro y los niveles de líquido absorbido. Todo ello desencadenado por patologías que causan obstrucción en los puntos de absorción del líquido, un exceso en su producción o sangrado. Este desequilibrio puede presentarse a cualquier edad, pero tiene mayor grado de incidencia en niños recién nacidos y en adultos mayores de 60 - 65 años, y su origen puede ser congénito o adquirido:

Congénito: presente ya en el momento del parto a consecuencia de:

  • Problemas genéticos

  • Defectos congénitos de columna (espina bífida)

  • Infecciones durante el embarazo

  • Patologías acaecidas durante el parto

Adquirido: se desarrolla como consecuencia de:

  • Patologías
    • Tumorales (t. cerebral)

    • Infecciones (Meningitis)

    • Hemorragia cerebral (sangrado)

    • Post-cirugía craneal

    • Origen desconocido

  • Accidentes
    • Traumatismos craneales

El objetivo de la Derivación ventriculoperitoneal (DVP) es conseguir eliminar el exceso de líquido acumulado en el interior del cráneo hacia la región abdominal (peritoneo), mediante la implantación de un catéter (sonda + válvula), que se utilizarán en la regulación y drenaje de dicho líquido.

Técnica quirúrgica de implantación

Pasos a seguir:

  1. Se practica mediante trepano un pequeño agujero en la cabeza (región parietal) a través del cual ayudados por una guía se introduce un tubo delgado (catéter) cuya punta se coloca dentro del ventrículo lateral del cerebro (zona a tratar).

  2. Se efectúa otra pequeña incisión en la parte posterior del pabellón auricular (detrás de la oreja), se introduce un segundo catéter que desciende de manera subcutánea (por debajo de la piel) por el cuello y el pecho hasta llegar a cavidad abdominal (región peritoneal) donde el líquido se absorbe.

  3. Se coloca una válvula (bomba que regula el líquido) bajo la piel por detrás del oído y a ella se conectan los extremos de ambos catéteres, y se comprueba el funcionamiento de la derivación.

  4. Se procede a cerrar las incisiones por planos con sutura manual, y la piel con grapas.

  5. Se colocan pequeños apósitos.

  • Anestesia: se lleva a cabo con anestesia general.

  • Duración de la cirugía: entre 60 - 90 minutos.

  • Analgesia: procedimiento poco doloroso, "se pauta analgesia a demanda".

  • Hospitalización: entre 3 - 5 días.

  • Proceso de recuperación: entre 10 - 15 días, dependiendo si hay que hacer reajustes en la válvula que siempre se hacen de forma ambulatoria en la consulta.

  • Incorporación a la vida laboral: variará en función de la patología, motivo de la derivación y tipo de trabajo a desempeñar.

Cuando está indicado

Cuando existen signos y síntomas evidentes de la patología. Esta sintomatología variará en función de la edad y patología de cada paciente. Entre los más comunes:

En Adultos:

  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos
  • Pérdida de equilibrio (movimientos lentos)
  • Desorientación (temporo-espacial)
  • Problemas de control del esfínter vesical
  • Estrabismo
  • Deformación facial

En Niños:

  • Irritabilidad
  • Convulsiones
  • Nauseas - vómitos
  • Desajustes en la visión
  • Agrandamiento de la cabeza
  • Déficit de coordinación y equilibrio
  • Déficit de crecimiento entre 0-5 años
Clínica Sagrada Familia pone a su disposición un reputado cuadro médico de neurocirujanos, con dilatada experiencia profesional en el campo de la neurocirugía, siempre a la vanguardia de las nuevas tecnologías y pioneros en muchas de las técnicas más avanzadas, con el fin de poderles ofrecer una atención médica y de enfermería eficiente y personalizada, con un elevado grado de excelencia las 24h.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Previo a la cirugía, se le citará a una consulta con el servicio de anestesia, para practicarle una exploración más amplia sobre su estado general de salud y solicitarle las pruebas necesarias antes de someterle a una anestesia general:

-   Placa de tórax

-   Analítica

-   Electrocardiograma

En la consulta de su especialista, recibirá toda la información referente al proceso quirúrgico que se a someter, medidas de preparación, ayuno e higiene personal, a seguir previas a su cirugía.

Cualquier duda que se plantee en relación a la cirugía o anestesia que le van a practicar, por favor, consúltelo siempre con su especialista.

Después (recuperación y resultados)

En el momento de recibir el alta hospitalaria, se le facilitará, tanto por parte del equipo médico como de enfermería, todas las pautas a seguir en su domicilio durante el proceso de recuperación y las fechas de las revisiones a las que tendrá que acudir para llevar a cabo el seguimiento post-cirugía.

Equipamiento e instalaciones

El centro cuenta con las más avanzadas tecnologías, para poder llevar a cabo con éxito cualquier procedimiento, tanto médico como quirúrgico, a la vez que dispone de unas instalaciones en constante proceso de remodelación, adaptándolas al nivel de necesidades y exigencias actuales.