Cistectomia Radical Robótica - “Da-Vinci”

La cistectomía radical robótica por Da-Vinci es el procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo más avanzado, tecnificado y preciso, que se emplea en la actualidad, para el tratamiento del cáncer de vejiga musculo-invasor.

Esta técnica consiste en la extirpación de la vejiga urinaria junto con ganglios linfáticos, tejidos y órganos de alrededor que sufran también afectación, con la finalidad de erradicar todo el tejido tumoral.

  • Perfil estadístico de pacientes afectados de cáncer de vejiga:
    • Mayor afectación en el sexo masculino que en el femenino.
    • Edad media alrededor de los 60 - 65 años.
    • Pacientes con elevado consumo de tabaco.
    • Pacientes con alto grado de exposición a productos químicos.

La vejiga es un órgano que se encuentra ubicado en la parte baja del abdomen forma parte del sistema urinario, tiene una composición musculomembranosa hueca y se encarga de almacenar la orina procedente de los riñones antes de ser expulsada del cuerpo durante la micción.

Cistectomía radical. La cistectomía radical es considerada una cirugía de alta complejidad y el hecho de poderla llevar a cabo mediante tecnología robótica de última generación, robot Da-Vinci X, aporta multitud de ventajas al proceso quirúrgico tanto en la fase de ejecución de la cirugía facilitando y potenciando la destreza y precisión del cirujano como en la fase de recuperación del paciente comparándolo con técnicas no robóticas más convencionales como son la cirugía abierta o la cirugía laparoscópica.

  • Beneficios de la cirugía robótica para el cirujano:
    • Mayor grado de visualización, precisión y control.
    • Eliminación del temblor fisiológico.
    • Identificación y disección precisa de los uréteres y vejiga.
    • Mayor accesibilidad a planos anatómicos profundos.
    • Mayor radicalidad en la extirpación tumoral.
    • Reducción de las probabilidades de error.
  • Ventajas que aporta al paciente:
    • Post-operatorio menos doloroso.
    • Menor riesgo de complicaciones.
    • Disminución del riesgo de infecciones.
    • Cicatrices muy pequeñas (mejoría estética).
    • Disminución de los efectos secundarios (incontinencia - impotencia).
    • Menor tiempo de hospitalización.
    • Menor riesgo de sangrado (menos transfusiones).
    • Proceso de recuperación más corto.
    • Rápida incorporación a la actividad diaria habitual.

Cirugía Robótica Da-Vinci X

El cirujano no opera con sus manos sino manipulando un robot a distancia.

El Robot Da-Vinci X considerado el instrumento quirúrgico de alta tecnología más sofisticado y evolucionado que existe hoy en día en el mundo, es una gran plataforma robótica creada y diseñada para ampliar y mejorar las capacidades del cirujano permitiéndole llevar a cabo la cirugía con un grado de precisión milimétrica, a la vez que le posibilita efectuar procedimientos quirúrgicos complejos a través de un grado de invasión mínima.

El sistema robótico Da-Vinci es considerado un robot esclavo ya que no puede programarse ni actuar por si solo, sino que es el propio cirujano el que le da las órdenes y lo dirige durante todo el proceso quirúrgico, desde una consola de mando instalada dentro del propio quirófano.

La plataforma robótico - quirúrgica Da-Vinci X, la componen tres elementos esenciales:

  1. Consola de control: es el centro de mando desde donde el cirujano dirige la intervención, está ubicado en un extremo del quirófano, el cirujano sentado cómodamente frente a esta consola ergonómica recibe las imágenes tridimensionales y ampliadas del interior del cuerpo del paciente y dirige los controles maestros que guían los brazos robóticos que trabajan en su interior.
  2. Torre de visión: unidad de captación, procesamiento y reproducción de imágenes, compuesta de pantalla panorámica HD - 3D, procesador de imagen - video - audio - cámara, fuente de iluminación (fibra óptica).
  3. Consola quirúrgica: se encuentra colocada al lado del paciente, es el componente operativo del sistema Da-Vinci y consta de 4 brazos robóticos interactivos en cuyos extremos se inserta el material y pincería necesario para llevar a cabo la intervención, estos brazos robóticos reciben órdenes a tiempo real del cirujano y son capaces de acceder vejiga y anexos desde todos los ángulos requeridos, a la vez que aprovechando su elevado grado de articulación y maniobrabilidad, junto con la precisión de sus herramientas, permite llevar a cabo movimientos de 360º en ángulos imposibles de acceder con la muñeca humana.

Técnica:

El cirujano realiza unas pequeñas incisiones en la parte inferior de la pared abdominal (4-5), estos pequeños orificios son los que el robot utiliza como puertos de acceso.

El cirujano (ayudante) situado al lado del paciente, colaborará en la alineación de los brazos robóticos con los puertos de acceso, a la vez que supervisará e insertará el material y pincería en sus extremos, a partir de este momento es el cirujano que dirigirá la intervención el que desde la consola de control (dentro del propio quirófano) guía y manipula por control remoto todos los movimientos del robot, secuenciando los diferentes pasos de la cirugía para poder llevar a cabo la resección de la vejiga y restos de tejidos afectados ocasionando el mínimo daño colateral posible (respetando al máximo las estructuras de alrededor, especialmente nervios y vasos sanguíneos).

Después de extirpar la vejiga el cirujano debe crear un nuevo sistema de drenaje de la orina al exterior, que puede llevarse a cabo construyendo una vejiga nueva utilizando una porción de intestino, lo que le permitirá al paciente orinar por la vía natural, o bien, drenar la orina al exterior uniendo los uréteres y practicando una derivación al exterior (Bricker) a través de un pequeño agujero (estoma) practicado en un lateral de la pared abdominal para que drene a una bolsa colectora que se colocará adherida a la piel del paciente.

Al finalizar la cirugía se retira el tejido extirpado a través de una de estas mini-incisiones ligeramente ampliada y se procede al cierre de las mismas con un punto de sutura y un pequeño apósito compresivo, previa colocación de alguna vía de drenaje directo en la zona intervenida.

La cirugía robótica permite al cirujano extirpar el tejido tumoración máxima precisión y facilita la reconstrucción de la vía urinaria (neo-vejiga) para preservar al máximo la continencia urinaria.

  • Anestesia: este procedimiento se lleva a cabo con anestesia general.
  • Duración de la cirugía: Entre 4 - 6 horas (variando en función de la cantidad de tejido a resecar, de las dificultados que surjan y del tipo de reconstrucción que se lleve a cabo).
  • Analgesia: Se instaura pauta analgésica durante el post-operatorio inmediato.
  • Ingreso: Entre 6 - 8 días.
  • Fase de recuperación: reincorporación a las actividades diarias habituales en pocas semanas.

En el momento del alta el paciente tendrá que someterse a un proceso de reeducación para expulsar la orina.

Cuando está indicado

En pacientes afectados de:

  • Carcinoma de vejiga musculo-infiltrante (no metastásicos).
  • Carcinoma vesical no infiltrante de alto riesgo.
  • Cuando existe sangrado (hematuria) vesical no controlable.
  • Cuando existe invasión tumoral de la vejiga procedente de órganos vecinos (colon, útero, próstata, endometrio).
  • Afecciones severas no cancerosas:
    • Cistitis intersticial.
    • Defectos congénitos.
    • Patologías neurodegenerativas.
Clínica Sagrada Familia pone a su disposición un reputado cuadro médico de cirujanos urológicos con dilatada experiencia profesional en el campo de la cirugía urológica, siempre a la vanguardia de las nuevas tecnologías y pioneros en muchas de las técnicas más avanzadas, con el fin de poderles ofrecer una atención médica y de enfermería eficiente y personalizada con un elevado grado de excelencia las 24h.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Previo a la cirugía, se le citará a una consulta con el servicio de anestesia, para practicarle una exploración más amplia sobre su estado general de salud y solicitarle las pruebas necesarias para someterle a una anestesia general.

-   Placa de tórax

-   Analítica

-   Electrocardiograma

En la consulta de su especialista, recibirá toda la información referente al proceso quirúrgico que se va a someter, medidas de preparación, ayuno e higiene personal a seguir previas a su cirugía.

Cualquier duda que se plantee en relación con la cirugía o anestesia, que le van a realizar, por favor, consúltelo siempre con su especialista.

Después (recuperación y resultados)

En el momento de recibir el alta hospitalaria se le facilitará, tanto por parte del equipo médico, como de enfermería, todas las pautas a seguir en su domicilio durante el proceso de recuperación, y las fechas de las revisiones a las que tendrá que acudir para llevar a cabo el seguimiento post-cirugía.

Equipamiento e instalaciones

El centro cuenta con las más avanzadas tecnologías para poder llevar a cabo con éxito cualquier procedimiento, tanto médico como quirúrgico.

Desde mayo del 2018, Clínica Sagrada Familia, incorpora a su ya amplia dotación de aparataje quirúrgico, la última versión del robot quirúrgico DA-VINCI X, considerado el mejor y más evolucionado robot quirúrgico existente en el mundo actualmente.

A la vez, que dispone de unas instalaciones en constante proceso de remodelación, adaptándolas al nivel de necesidades y exigencias actuales.