Blefaroplastia

La blefaroplastia es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se lleva a cabo para corregir y mejorar el aspecto de los párpados con resultados satisfactorios y duraderos.

Es un procedimiento estético que permite eliminar el exceso de piel y cúmulo de grasa de los párpados superiores e inferiores, que se lleva a cabo adaptándolo a las necesidades de cada paciente. La técnica utilizada es la siguiente:

  • Párpados superiores: a través de pequeñas incisiones practicadas en las líneas naturales de los parpados, se extirpa el exceso de piel ocasionada por la pérdida de firmeza.
  • Párpados inferiores: a través de una mini-incisión practicada bajo la línea de las pestañas o a través del interior del parpado, se retiran los pequeños cúmulos de grasa y se corrige el aspecto de las bolsas.

Las incisiones se cierran con suturas especiales, dejando las cicatrices prácticamente invisibles. Tras la cirugía, se colocan unos pequeños apósitos sobre las heridas y se aplica colirio anestésico para reducir las molestias. Además, se aplicarán compresas frías para disminuir la inflamación y evitar hematomas, y se deberá usar gafas oscuras protectoras.

La intervención se realiza bajo local más sedación y tiene una duración de entre 1 y 3 horas.

Cuando está indicado

El procedimiento está indicado para pacientes que, teniendo un estado de salud bueno, presentan un físico con aspecto cansado a consecuencia de:

  • Bolsas, ojeras o hinchazón del párpado inferior (cúmulo de grasa subcutánea).
  • Descolgamiento de la piel del párpado superior (empequeñeciendo el tamaño del ojo).
  • Descolgamiento de la piel del párpado superior (provocando alteración del campo visual).
  • Párpados gruesos o pesados (fatiga ocular).
“Nuestros profesionales son pioneros en diversas técnicas quirúrgicas y están avalados por diferentes reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

La intervención se lleva a cabo en régimen ambulatorio con una estancia en la Clínica de entre 2 y 4 horas. La recuperación llevará entre 3 y 4 días, y la vuelta a la actividad (sin esfuerzos) se producirá tras entre 6 y 8 días, en función del paciente. No obstante, para la recuperación total necesitará entre 3 y 6 semanas y la cicatrización finalizará de 4 a 6 meses después de la cirugía.

A pesar de tratarse de un post-operatorio sencillo y casi indoloro, en el momento de recibir el alta se le facilitará, tanto por parte del equipo médico como de enfermería, las pautas a seguir en su domicilio respecto al proceso de recuperación como:

  • Seguir utilizando gafas oscuras protectoras durante una semana.
  • Continuar colocando compresas frías encima de los ojos (primeros días).
  • Seguir utilizando colirios oftálmicos durante unos días para mantener el ojo hidratado.
  • Procurar no inclinar la cabeza.
  • No practicar deportes acuáticos (primeros meses).
  • No usar lentillas (en el caso que lleve) durante los primeros 15 días.
  • No maquillarse la zona durante unos días.
  • Evitar tomar el sol sobre las heridas los primeros 6 meses (a pesar de llevar protección solar).

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología
  • Pinzas selladoras Ligasure