Artroscopia de hombro

La artroscopia de hombro es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que permite tratar patologías o lesiones sin necesidad de abrir la articulación.

Este procedimiento es el más utilizado para el tratamiento de las patologías del hombro, ya que permite acceder a estructuras profundas y de difícil acceso, respetando los tejidos de alrededor, a la vez que permite visualizar las estructuras internas de la articulación, identificar lesiones y repararlas, todo en la misma cirugía.

Se lleva a cabo practicando unas pequeñas incisiones de aproximadamente 1 cm en la parte exterior del hombro, alrededor de la articulación, a través de las cuales se introduce todo el material óptico e instrumental necesario para poder llevar a cabo el diagnostico o tratamiento de la lesión.

Al finalizar la intervención, las incisiones se cerrarán con puntos de sutura. Además, se colocará un vendaje compresivo y se inmovilizará la articulación.

La intervención se realiza bajo anestesia general o local acompañada de sedación. Tiene una duración de entre 60 y 120 minutos.

Cuando está indicado

Esta intervención se realiza cuando el paciente presenta:

  • Dolor en la articulación (no mejora con tratamiento médico).
  • Sospechas de patología articular (no consigue diagnosticarse a través de pruebas radiológicas, TAC, escáner...).
  • Lesiones de tendón.
  • Lesiones de cartílago.
  • Restos libres de cartílago o hueso dentro de la articulación.
  • Articulación inestable.
  • Fracturas articulares (que pueden tratarse artroscopicamente).
  • Infección (toilette).
“Nuestra prioridad es el uso de la cirugía mínimamente invasiva, con el fin de reducir los riesgos y secuelas de las intervenciones y permitir al paciente recuperarse de la manera más cómoda y rápida.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Se le realizará un estudio preoperatorio y se le preguntará por los medicamentos que toma habitualmente, por si fuera necesario suspender temporalmente su administración.

Antes de la intervención, deberá seguir un protocolo de ayuno, higiene y/o toma de medicación que le será indicado por su cirujano.

No deberá llevar ningún objeto metálico durante la operación: anillos, pulseras, pendientes, piercings, etc.

Después (recuperación y resultados)

Tras la cirugía, deberá permanecer ingresado de 24 a 48 horas.

La recuperación total llevará de dos a cuatro meses, en función de la lesión tratada.

Equipamiento e instalaciones

  • Quirófanos con flujo laminar.
  • Mesas quirúrgicas radiotransparentes.
  • Respiradores y carros de anestesia de última tecnología.
  • Pinzas selladoras Ligasure.