Artrodesis Vertebral Cervical

En un procedimiento quirúrgico utilizado para llevar a cabo la fusión e inmovilización de uno o varios segmentos vertebrales (vertebras), con la finalidad de corregir y tratar fracturas, patologías y deformidades estructurales de la columna cervical que causan inestabilidad y dolor.

La columna cervical, es una pequeña porción vertebral situada en la parte posterior del cuello entre la base del cráneo y la primera vertebra torácica (T1). Está compuesta por siete vertebras de (arriba - abajo) C1 a C7, ocho pares de nervios cervicales y los tejidos fibrocartilaginosos que actúan de nexos de unión entre las vértebras, facilitándoles los movimientos.

Las vértebras cervicales tienen un tamaño más reducido que el resto de vertebras espinales, entre sus funciones principales está la de dar soporte y movilidad al cráneo (flexión, rotación) a la vez que actúan de escudo protector de la médula espinal.

La artrodesis, o fusión cervical, consigue unir de forma sólida y permanente dos o más segmentos vertebrales convirtiendo así una articulación móvil en rígida, capaz de eliminar los movimientos anormales y dolorosos de las vértebras dañadas.

La cirugía cervical, debido a su alto nivel de complejidad, requiere que la lleve a cabo un equipo quirúrgico con amplia experiencia en el campo de la cirugía vertebral, ayudándose de las más avanzadas tecnologías, tanto en navegación y monitorización neuroquirúrgica, como en radiología intraoperatoria, para poder así aumentar el nivel de éxito de la cirugía.

Técnica

La artrodesis vertebral cervical, puede llevarse a cabo a través de técnicas y vías de abordaje diferentes, todas ellas condicionadas al número de vertebras a tratar, ubicación y severidad de la patología. Las más utilizadas son:

  • Artrodesis cervical anterior: abordaje poco invasivo. Se practica una incisión horizontal (3-4 cm) en la zona lateral anterior del cuello, a través de ella con la ayuda de pincería específica se desplaza y protege la tráquea, esófago y arterias del cuello para poder tratar los discos vertebrales dañados, sin lesionar las estructuras adyacentes.

    En el caso de tener que retirar algún disco vertebral lesionado, el espacio se rellena con injerto óseo, y se implanta una placa atornillada (de titanio) con la que se conseguirá fusionar los discos vertebrales entre sí y reforzar la estructura vertebral.
  • Artrodesis cervical posterior: abordaje más agresivo. Con incisión longitudinal (4-5 cm) practicada en la parte posterior del cuello, se aborda la columna cervical por su parte trasera implantando material metálico de fijación (placas y tornillos de titanio) en los fragmentos laterales de las vértebras, a la vez que se rellenan los espacios libres con injerto óseo para consolidar la fusión vertebral.

El injerto óseo puede obtenerse:

  • Autoinjerto: del propio paciente (normalmente alrededor de la zona pélvica).
  • Aloinjerto: procedente del banco de hueso o de donante cadáver.
  • Sintético: sustituto óseo artificial.
  • La incisión se cierra por planos con puntos de sutura manual y la piel con grapas finas o sutura intradérmica.
  • Anestesia: se lleva a cabo con anestesia general.

  • Duración: entre 2-4 horas (dependiendo del número de niveles a tratar).

  • Analgesia. Se instaurará pauta analgésica.

  • Hospitalización: entre 4 - 8 días.

  • Proceso de recuperación: alrededor de 4 semanas.

  • Incorporación a la vida laboral: entre 4 semanas y 4 meses, dependiendo de las tareas a desempeñar.

Cuando está indicado

En pacientes con:

  • Fracturas cervicales (traumatismos).
  • Inestabilidad cervical (hipermovilidad).
  • Discopatia degenerativa cervical.
  • Patologías tumorales cervicales.
  • Secuelas post-quirúrgicas de una discectomía cervical.
  • Desplazamientos, o deformidad, de los discos cervicales.
  • Osteoporosis.
  • Etc.
Clínica Sagrada Familia pone a su disposición un reputado cuadro médico neurocirujanos, con dilatada experiencia profesional en el campo de la neurocirugía, siempre a la vanguardia de las nuevas tecnologías y pioneros en muchas de las técnicas más avanzadas, con el fin de poderles ofrecer una atención médica y de enfermería eficiente y personalizada, con un elevado grado de excelencia las 24h.”

Información de servicio

Antes (preparación)

Previo a la cirugía, se le citará a una consulta con el servicio de anestesia, para practicarle una exploración más amplia sobre su estado general de salud y solicitarle las pruebas necesarias antes de someterle a una anestesia general:

-   Placa de tórax

-   Analítica

-   Electrocardiograma

En la consulta de su especialista, recibirá toda la información referente al proceso quirúrgico que se a someter, medidas de preparación, ayuno e higiene personal, a seguir previas a su cirugía.

Cualquier duda que se plantee en relación con la cirugía o anestesia que le van a practicar, por favor, consúltelo siempre con el especialista.

Después (recuperación y resultados)

En el momento de recibir el alta hospitalaria, se le facilitará, tanto por parte del equipo médico como de enfermería, todas las pautas a seguir en su domicilio durante el proceso de recuperación y las fechas de las revisiones a las que tendrá que acudir para llevar a cabo el seguimiento post-cirugía.

Equipamiento e instalaciones

El centro cuenta con las más avanzadas tecnologías, para poder llevar a cabo con éxito cualquier procedimiento, tanto médico como quirúrgico, a la vez que dispone de unas instalaciones en constante proceso de remodelación, adaptándolas al nivel de necesidades y exigencias actuales.