Actualidad

Posicionamiento higiene genital en menstruación femenina, Dr. José Fernando Losa, ginecólogo de Clínica Sagrada Familia

Con motivo de la polémica surgida sobre el uso de la copa menstrual como el mejor método natural.

¿Qué es una copa menstrual?

La copa menstrual es una copa flexible, fabricada en silicona de grado médico que al colocarse dentro de la vagina recoge el flujo menstrual durante el periodo, diferenciándose de los tampones y las compresas. No absorben, sino que recogen el flujo menstrual. Fáciles de lavar, reutilizables y duraderasofrecen muchas ventajas para disfrutar de un periodo más confortable.

En la sociedad actual la diversidad de individuos que la integran tienen un concepto cambiante por la diversa divulgación que aparecen en los diversos medios, sobre el concepto básico de higiene personal/aseo, limpieza y cuidado de nuestro cuerpo, instaurándose nuevas rutinas higiénicas que pueden incidir negativa o positivamente sobre el bienestar y el confort.

El área vulvo-genital tiene una mayor sensibilidad que otras partes del cuerpo femenino y se altera con más facilidad ante agresiones externas. Diversas situaciones pueden cambiar el dinámico ecosistema vulvo-genital. Los cambios hormonales, la menstruación, las relaciones sexuales, la orina, el sudor, mal uso de salvaslip, compresas, tampones, copas menstruales y el uso deficiente o excesivo de lavado genital pueden desencadenar la aparición de agentes infectivos; bacterias, virus y hongos.

Es fundamental mantener esta zona en equilibrio, limpia e hidratada y con poder de regeneración. Además de precisar un buen estado inmunológico local. La diversidad de productos del mercado debe ofrecer una buena adaptación a la zona vulvo-genital (íntima) cubriendo las necesidades de hidratación, higiene y regeneración con la menor incidencia de irritación y alergia. Se apuntan una serie de beneficios de la copa menstrual respecto al resto de métodos de recogida menstrual. Incluyendo el respeto al medio ambiente. Pero hay que tener en cuenta que no siempre todos estos productos presentan una garantía de seguridad . Siendo la composición la que hace diferenciarse del resto que existen en el mercado. Cualquiera puede poner en el mercado una copa menstrual sin antes haber realizado los pertinentes estudios.

Así, durante la menstruación es cuando la mujer debe extremar las medidas higiénicas, puesto que los fluidos vaginales son más susceptibles de ser contaminados. Por ello, deben utilizarse productos suaves y respetuosos con el pH de la zona íntima y sin desdeñar ningún tipo de método empleado, ya sea la copa menstrual, tampones higiénicos, esponjas menstruales o compresas higiénicas. Hay que emplear las que tengan una buena garantía de calidad, pero no siempre se ofrecen estas garantías en todos los productos que se publicitan.

Dado que las zonas genital presenta un mayor grado de reactividad frente a agentes irritantes que el resto de la piel del cuerpo, lo más recomendable es usar tampones y compresas con el menor índice de reactividad, como el algodón ecológico. Teniendo que garantizar el mantenimiento del ecosistema vaginal. No se recomienda de ningún modo, a no ser que exista indicación médica para ello, la realización de duchas vaginales, ya que actúan eliminando sustancias y microbiota autóctona con acción protectora.

Una gran mayoría de los apósitos empleados en la higiene femenina (salvaslip, tampones, compresas) no tienen una legislación reguladora en Europa, pero sí en Estados Unidos. Entrando en el mismo concepto los que están revestidos de Mucoviscosa (material plástico) frente a los de algodón orgánico, con componente irritante muy inferior. Así que debería existir una mayor información tanto para los profesionales de la salud como para la usuarias de estas circunstancias que pueden mejorar la incidencia de alteraciones en el ecosistema vulvo-vaginal.