Actualidad

Una de cada cinco personas que sufre paro cardiaco no recibe técnicas de reanimación cardiopulmonar

  • No realizar las técnicas durante los cinco minutos posteriores al paro puede conllevar la muerte cerebral, pudiendo provocar la muerte o daños irreversibles
  • Formar a la población en técnicas de reanimación podría salvar vidas
  • Los controles rutinarios en deportistas aficionados de pruebas físicas exigentes pueden evitar casos de muerte súbita
El paro cardíaco, que supone el cese de la actividad del corazón, que es el motor del organismo, puede causar la muerte o daños irreversibles si no se actúa adecuadamente durante los cinco minutos posteriores al fallo. El hecho resulta especialmente relevante si se tiene en cuenta que una de cada cinco personas que sufre este problema no recibe técnicas de reanimación cardiopulmonar. En este sentido, la doctora Eva Martín, cardióloga de la Clínica Sagrada Familia, reclama, con motivo del Día de Concienciación del Paro Cardíaco, que se celebra anualmente el 16 de octubre, que se forme a la población en técnicas de reanimación, de modo que cualquier persona pueda salvar la vida de quien sufre el paro. “El problema recae en qué delante del paro cardíaco, el corazón deja de latir. Es como si apagáramos el motor de un coche”, explica la doctora Martín. El corazón, añade la doctora, puede estar parado cinco minutos y luego, al reactivarlo, puede funcionar con normalidad; pero no el cerebro. Cuando han transcurrido cinco minutos con el corazón parado, el oxígeno no llega al cerebro, se da muerte cerebral. ¿Cómo actuar ante el paro cardiaco? La cardióloga de la Clínica Sagrada Familia explica que lo primero que hay que hacer al ver desvanecerse una persona es estimularla, ya sea hablándole o dándole palmadas. Si a pesar de ello no responde, es necesario llamar a los servicios médicos y practicar las técnicas de reanimación cardiopulmonares. Estas técnicas consisten en un masaje cardíaco y la respiración boca a boca. “Es en esos momentos donde es crucial la ayuda que se ofrece a la persona. Llevar a cabo estas técnicas de reanimación puede suponer salvarle la vida”, explica la doctora. En este contexto, la doctora Martín puntualiza que “no es necesario tener grandes conocimientos. Con la información básica de cómo realizar el masaje y el boca a boca, podríamos salvar muchas vidas”. La implementación de desfibriladores en puntos estratégicos y con gran afluencia de público, como el metro, por ejemplo, ha sido un revulsivo para hacer frente a los paros cardíacos, reconoce la doctora Martín. Su facilidad de uso, así como las instrucciones que acompañan a los desfibriladores, “ayudan en la labor de mejorar esta situación”, dice la doctora.  Cualquier persona puede sufrir un paro cardíaco “Cualquier persona puede sufrir el paro cardíaco”, insiste la cardióloga de la Clínica Sagrada Familia. “Lo importante es que llevemos un estilo de vida saludable,”, apunta la doctora. A pesar de ello, advierte que empezar a practicar ejercicio físico muy exigente, como maratones, requiere de prudencia. En este sentido, la doctora advierte que muchas muertes súbitas de deportistas aficionados en maratones o triatlones podrían haberse evitado con controles rutinarios. “Si se empieza de cero a practicar deporte físico muy exigente a una determinada edad, hay que someterse a controles rutinarios del corazón. Solo de ese modo podemos detectar si el paciente sufre una patología cardiovascular y evitar así posibles problemas, como las muertes súbitas”.  

Otras noticias

Urgencias oftalmológicas 24 horas / 365 días

Desde hace algunos meses, el servicio de Oftalmología atiende urgencias oftalmológicas, tanto médicas como quirúrgicas, las 24 horas, los 365 días del año en presencia física a través del servicio de urgencias de la propia Clínica.

Remodelación Planta 3