ESPECIALIDADES

Novedades sobre el tratamiento del nódulo tiroideo

¿Qué es la glándula tiroides?

La glándula tiroides, controlada por el hipotálamo y la hipófisis, está situada en la parte anterior del cuello, aproximadamente al mismo nivel que el cartílago cricoides (de ahí su nombre en griego, que significa "escudo"). Su forma también recuerda las alas de una mariposa porque tiene 3 partes, todas ellas unidas en una única estructura: lóbulo derecho, istmo (parte central) y lóbulo izquierdo. 

Es una de las glándulas endocrinas más importantes del cuerpo por su función de regulación metabólica (control del peso, niveles de colesterol, frío/calor, ritmo cardíaco)y es crucial su papel en la sensación de fatiga, estado de ánimo, sequedad, rampas, hormigueos, estreñimiento etc...

  • Las hormonas tiroideas son principalmente la tiroxina (T4) y triyodotironina (T3).
  • Podemos encontrar 2 tipos de enfermedades: funcionales o estructurales.

  • Los nódulos de tiroides son bastante frecuentes en nuestra población (7-19%), especialmente en mujeres (6 veces más que en hombres).

  • Pueden ser líquidos (quistes) o sólidos (masa de tejido), únicos o múltiples.

  • Hay que valorar siempre, mediante ecografía, su localización, tamaño ( >3cm pueden dificultar la deglución, especialmente de líquidos) y sobre todo su aspecto para asegurar su benignidad.

  • Además de la ecografía, en ocasiones debemos obtener una punción-biopsia con aguja fina. La gran mayoría de los nódulos de tiroides, sin embargo, son benignos. La incidencia del cáncer de tiroides es del 4% de todos los nódulos encontrados en mujeres y 8% en hombres.

  • Para completar la evaluación del paciente, debemos además asegurarnos de que la glándula tiroides funciona con normalidad y descartar un hipotiroidismo o hipertiroidismo.

El Hipotiroidismo

Es la alteración más frecuente de la glándula tiroides, principalmente en mujeres jóvenes (2% población). Significa que la glándula está poco activa y no es capaz de fabricar suficiente tiroxina (T4 baja). Como consecuencia de ello la hipófisis intenta compensar esta situación haciendo que la tiroides trabaje más (TSH alta).

Síntomas

  • Cansancio.

  • Fatiga.

  • Aumento de peso.

  • Piel seca.

  • Hormigueos.

  • Caída de cabello.

Causas

La causa más frecuente suele ser autoinmune. Las propias defensas (anticuerpos que el organismo produce) agreden el propio tiroides, inflamando e impidiendo que trabaje bien, situación que se conoce como enfermedad de Hashimoto. Suele requerir tratamiento crónico sustituyendo la falta de tiroxina.

El Hipertiroidismo

Es menos frecuente que el Hipotiroidismo y ocurre cuando el tiroides sintetiza demasiado tiroxina (T4 alta y TSH baja).

Síntomas 

  • Pérdida de peso.

  • Taquicardias.

  • Nerviosismo.

  • Insomnio.

  • Sudoración.

Causas

Puede deberse también a un proceso autoinmune (en este caso, la inflamación hace que la glándula trabaje en exceso), la enfermedad de Graves-Basedow, o bien ser causado por un nódulo tiroideo hiperfuncionante (enfermedad de Plummer). En este caso, el tratamiento no es crónico, pero hay que mantener el tratamiento antitiroideos bastante tiempo (1-2 años) para evitar recaídas.

En cualquiera de los casos, hasta ahora, el único tratamiento activo era la cirugía convencional (o radioyodo para los nódulos hiperfuncionantes).

La aparición de nueva tecnología: láser, radiofrecuencia (microondas) y últimamente HIFU (high intense frecuency ultrasound, ultrasonidos-eco de alta intensidad) han revolucionado el tratamiento del nódulo tiroideo.

Todas estas técnicas, que de momento sólo se aplican en caso de nódulos benignos, se basan en "quemar" el nódulo y que el organismo reabsorba el tejido necrosado mediante sus macrófagos en un proceso que puede durar 1 año.

  • El láser, al alcanzar temperaturas demasiado elevadas, carboniza el tejido y no permite dicha reabsorción. Por ello, y por su dificultad técnica, ha caído en desuso.

  • Cada vez es más popular la Radiofrecuencia. Se trata de calentar el nódulo a temperaturas entre 80-100º mediante la inserción de una aguja que emite microondas locales. Es un proceso que se realiza con anestesia local y requiere de mucha habilidad técnica, pero se realiza ambulatoriamente en un tiempo de 1 hora, consiguiendo reducciones del 60-70% al año. Es importante descartar que el evitar la extirpación del tiroides, el paciente no requiere de medicación sustitutiva posterior.

  • El HIFU presenta ventajas añadidas:

- No requiere anestesia local al no ser invasivo (el transductor de ultrasonidos simplemente se apoya sobre la piel) y es un proceso que viene guiado de forma robótica y digitalizada, marcando zonas de seguridad, minimizando los posibles errores humanos.

- Su eficacia es comparable a la radiofrecuencia (Tº <85 grados), sin embargo, deben repetirse varias sesiones (2-3) en caso de nódulos grandes (>2cm).

Tratamiento no invasivo de nódulos tiroideos Clínica Sagrada Família

Unidad Nódulo Tiroideo

 · Dr. Guillem Cuatrecasa
 · Dr. Mattia Squarcia
 · Dr. Francisco De Cabo

Contacto

CPEN: 935 66 12 22
SonoMedical: 660 94 85 30
info@sonomedical.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *

3 Top posts



Suscríbete a nuestra Newsletter